Reid Hoffman, cofundador de la red social LinkedIn, dijo una vez que “el empresario es alguien que salta de un acantilado y construye un avión en el camino”. El emprendimiento es un camino duro y agotador. Un viaje lleno de obstáculos y de incertidumbre en el que nada es seguro, pero todo es posible, especialmente para aquellas personas que tienen determinación y confianza en sí mismos. Sergio Feray es un claro ejemplo de cómo se puede triunfar en los negocios y en las redes sociales. Un éxito que se refleja en su cuenta de Instagram @sergioferay. A sus 29 años, este empresario nacido en Barcelona combina un corte empresarial tradicional y una visión moderna, con su pasión por el fitness, los tatuajes y la moda.

Cada vez más personas, especialmente jóvenes, se han incorporado al mundo del emprendimiento con el objetivo de crear un negocio propio y alcanzar el éxito. Sin embargo, Sergio Feray es uno de los pocos empresarios que ha conseguido salir adelante con esfuerzo, astucia empresarial y una visión moderna. Desde pequeño, el empresario barcelonés tuvo claro que quería ser un emprendedor único. Después de llegar a la cima como empresario, Sergio ha seguido comprometido con su amor por los tatuajes, el fitness y la moda, equilibrando a la perfección su horario laboral y el tiempo personal que dedica a sus grandes pasiones. Una actividad diaria que lleva desarrollando desde hace más de 10 años, dando muestras de valores tan importantes como la fuerza de voluntad, la constancia, la responsabilidad y la perseverancia.

Un empresario de corte clásico con una visión moderna

Hoy en día, Sergio Feray es el director ejecutivo (CEO) de una empresa de más de 50 empleados y una facturación que se ha triplicado en los últimos años. El éxito de su negocio no es cuestión de suerte, sino el resultado de una visión adaptada a las exigencias del mercado y una premisa asentada en el crecimiento y la innovación. Una idea que él mismo se ha ocupado de implementar en el ADN de la compañía. El empresario barcelonés ocupa sus días asistiendo a reuniones y gestionando su empresa. Sin embargo, una vez termina la jornada laboral, el fitness y los tatuajes cobran un especial protagonismo en su rutina diaria. «Entreno calistenia, crossfit y también un poco de musculación de la de toda la vida, unas seis veces por semana», señala el propio Feray.

A pesar de su éxito, Sergio Feray sigue alimentando su pasión por el fitness, ya que el ejercicio físico ha sido una de las claves de su desarrollo personal. Por su parte, los tatuajes se han convertido en la vía artística para que el empresario barcelonés formalice sus ideas y gustos más personales. «Me tatúo una vez al mes para avanzar en el proyecto que tengo», señala Feray. El barcelonés cuenta con tatuajes en casi todas las partes de su cuerpo, con temáticas que van desde lo real hasta lo ficticio. Todos ellos obra de Miguel Bohigues, considerado el mejor tatuador de España. Un joven con un perfil versátil y polifacético que, además de triunfar en el ámbito empresarial a través de los negocios, sigue esforzándose para seguir con sus pasiones. Unas pasiones y múltiples facetas que comparte diariamente en su cuenta de Instagram, donde tiene más de 400.000 seguidores.